¡ADIÓS AL PAÑAL!

Cómo ayudar a tu peque a dejar el pañal

¿Es mejor en verano?

Son preguntas frecuentes que aparecen cuando se acerca el momento de iniciar el entrenamiento en control de esfínteres.

El verano es una época adecuada para comenzar puesto que llevan menos ropa, y se hace más fácil para los peques y más cómodo para las familias. Además, si aparecen “escapes” supone un menor problema que estén mojados hasta que se les cambie.

¿Cómo sé si mi hijo está listo para dejar el pañal?

No existe una edad “adecuada” para dejar el pañal, es un proceso madurativo como tantos otros (hablar, caminar, etc.) que suele producirse entre los 18 y 36 meses, considerándose dentro de la normalidad. Aunque en algunos casos se consigue más tarde y no tiene por qué ser patológico.

Para lograrlo se requieren una serie de habilidades. Por tanto, nos centraremos más en el momento evolutivo de nuestro niño que en su edad.

Es importante que estemos pendientes de las siguientes señales:

– Muestra interés por imitar a los adultos. Observa con detalle cuando el adulto va al baño y hace preguntas al respecto.

– Tiene el pañal seco durante más de dos horas.

– Tiene autonomía para subirse y bajarse calzoncillos/braguitas y pantalones.

– Es consciente de que se ha hecho pis/caca: puede comunicárnoslo cuando ya ha empezado a hacerlo o indica molestia ante el pañal sucio.

Cómo dejar el pañal: pautas que pueden ser útiles

  1. Comenzar en un momento de tranquilidad para el niño. Cuando existen cambios (nacimiento de un hermano, cambio de casa, comienzo de colegio) pueden aparecer “retrocesos” y que se produzcan más escapes. Es mejor comenzar en un periodo en el que no haya cambios importantes, donde además propongamos como objetivo la retirada del pañal exclusivamente (no coincidir con retirada del chupete, destete, etc.).
  2. Que se familiarice con el inodoro u orinal. Dejar que se siente en varias ocasiones, que lo asocie a un momento divertido, que comparte con la familia. Podemos hacer juegos, cantar canciones o leer cuentos específicos sobre este tema.
  3. Invitarle a sentarse cada cierto tiempo (aproximadamente cada 2 horas, siendo flexible) para aumentar la probabilidad de hacer coincidir el pis/caca con hacerlo en el WC.
  4. Motivarle, elogiarle, hacerle ver lo orgullosos que nos sentimos por sus progresos, sin presionarle. Tenemos que recordar que es un proceso madurativo, como es andar o hablar, por tanto debemos respetar sus ritmos.
  5. Y a consecuencia de lo anterior, no castigar o regañar ante posibles escapes. Es muy frecuente que hasta los 4 años se produzcan. Por tanto, debemos acompañar con paciencia y cariño a nuestro hijo en este proceso, manteniendo una actitud positiva.

¿Y que hacemos con el pañal por la noche?

El control nocturno es otro proceso madurativo, que puede o no coincidir con el diurno.

Las señales de que podemos iniciar la retirada del pañal por la noche son:

  1. Que el niño se despierte con el pañal seco.

2. Que el niño se despierte de noche si tiene ganas de hacer pis.

3. Que él mismo pida quitarse el pañal.

Debemos tener en cuenta los mismos aspectos que en el control diurno. Aquí, los escapes se consideran normales incluso hasta la edad de 7 años, por tanto, si se producen, se debe actuar con total normalidad, animar al peque a cambiarse y ayudar a mudar la cama sin hacer ningún comentario negativo al respecto.

Además es recomendable:

– Realizar una rutina de hacer pis antes de dormir. Podemos asociar el momento de lavado de dientes para fomentar y mantener dicha rutina.

– Usar pijamas cómodos y fáciles de bajar y subir para que sean lo más autónomos posibles.

Despejar el camino al baño o tener una luz para que no se produzcan escapes debido a que evitan ir a hacer pis por miedo a la oscuridad.

Debe ser un proceso de aprendizaje positivo. Acompañarlos con paciencia, animarlos en cada paso, hacerles ver lo orgullosos que no sentimos de ellos, respetando sus ritmos y desarrollo madurativo.

El pañal no se quita, lo deja el niño.

Y ante cualquier dificultad, no dudes en consultar con un especialista. Podemos ayudaros a encaminar este momento de manera adecuada.

Beatriz Rubia Herraiz: Psicóloga especialista en Atención Temprana.

Podemos ayudarte
1
¿Tienes una urgencia?
¿Tienes una urgencia?
Si tienes una urgencia, contacta con Tania. Si la urgencia es con tu bebé, escribe a Raquel. Estamos para ayudarte...