Cómo saber que se acerca el parto: ¿Qué síntomas debes conocer?

Te encuentras en torno a tu semana 40 de embarazo y cada vez está más próximo el momento de conocer a tu bebé y con ello el momento en que ocurrirá el parto, ese proceso que seguro está lleno de dudas e incertidumbres, pero, por otro lado, lleno de ilusión porque por fin conocerás a tu hijo.

Es normal que el parto se produzca entre la semana 37 y la semana 42 de embarazo. En este amplio margen de tiempo en el que se producirá el nacimiento de tu hijo, tu cuerpo experimentará cambios que le preparen mejor para el parto. Aparecerán señales y cambios en relación con todo el proceso del parto.

En el parto, como en todo el proceso de la maternidad, se pueden dar distintas circunstancias. No sucede ni se afronta igual en cada caso. Las variables dependen de cada mujer, de cada bebé, de cada familia, por ello vamos a ver las señales que  indican cambios en tu cuerpo en relación con el parto y cuándo debes acudir a urgencias a que valoren como te encuentras.

Cambios al final del embarazo

. Es normal que la cabecita de tu bebé descienda a partir de la semana 36 de embarazo, para estar cada vez más abajo en tu pelvis. Probablemente sientas más liberación en las costillas, por lo que vas a respirar mejor. Puede que alguna conocida se atreva a decirte frases del tipo «tienes ya la tripa baja, te queda poquito» . Bien, que esto no te despiste. Algunas embarazadas tiene la tripa muy alta hasta el mismo día del parto.

Eso sí, según se aproxime el parto, irás notando más presión en la zona pélvica. Puede que notes calambritos o molestias en la zona del pubis que no sentías antes e incluso que sientas también distinto el movimiento de tus caderas al caminar. Te recuerdo que cualquiera de estos síntomas puedes tenerlos en cualquier momento del embarazo pero es más frecuente al final.

. Aumento de contracciones de Braxton Hicks: estas contracciones se producen a lo largo del embarazo y sirven como “preparación” del útero para ese momento del parto. A lo largo del embarazo no son dolorosas ni frecuentes, pero ya en la parte final serán más habituales y puede que te molesten.

. Posible expulsión del tapón mucoso: este “famoso” tapón se produce para proteger a tu bebé durante su desarrollo en el útero materno y evitar posibles infecciones. En el final del embarazo, se puede expulsar y entraría dentro de lo esperado. Para identificarlo, fíjate si te llama la atención un aumento de flujo inoloro, denso de color marrón o rosado en tus braguitas.

Importante: no es motivo para acudir a urgencias

La expulsión del tapón mucosos, indica cambios en el cuello del útero propios de momentos previos al parto. Pero el parto puede ser al día siguiente o varios días después. Si estás ya rondando tu fecha de parto y no ves el tapón mucoso no te desesperes, hay mujeres que no se dan cuenta o que lo expulsan directamente en el parto.

. Sensación dolorosa o presión en toda la zona pélvica y lumbar de forma más continua.

. Sensación de más inquietud, con mayor fatiga o más energía, muy variable dependiendo de cada mujer.

Todos estos cambios y señales te dan pistas de que el parto se aproxima, pero ¡paciencia! El parto es un proceso que supone un gran cambio para tu bebé y para ti y por ello, generalmente, comienza de una forma gradual y va cogiendo ritmo con el paso de los días y las horas.

Recuerda que, si se trata de tu primer bebé, el parto es más largo y necesita calma y tiempo. A partir del segundo bebé todo irá más rápido.

Cuándo acudir a urgencias

Vamos a ver cuándo consultar en relación con el proceso del parto y otras señales que nos indican que debemos consultar con la matrona o ginecóloga para valorar como estáis tú y tu bebé.

. Sangrado igual o mayor que una regla.

. Contracciones regulares e intensas, que no cesan y generalmente son dolorosas. Está señal puede indicar que estás de parto, sí.

Las contracciones deben ser cada 5 minutos durante dos horas si es tu primer hijo, o cada 10 minutos durante una hora a partir del segundo hijo.

. Salida de líquido amniótico, ya sea en gran cantidad o muy leve. Ese líquido se distingue bien de la orina porque no huele ni sabe. Tendrás que valorar el color y si es claro, similar al agua, tienes margen de unas horas para acudir a urgencias. Pero si es verde, marrón o con sangre debes ir rápidamente al hospital.

. Si no percibes los movimientos de tu bebé en un margen de cuatro a seis horas, toma algo dulce y si aun así no se mueve en unas dos horas, consulta al profesional sanitario.

. Dolor de cabeza intenso.

. Visión borrosa o “lucecitas”.

. Hinchazón muy marcada en cara y manos.

. Dolor muy intenso en la boca del estómago.

Ante cualquier duda o necesidad que tengas es mejor consultar y pedir ayuda para resolverlo.

Nosotras te podemos ayudar y ofrecer toda la información necesaria para tu salud y la de tu bebé.

Elena Fernández: matrona y asesora de lactancia.

Podemos ayudarte
1
¿Tienes una urgencia?
¿Tienes una urgencia?
Si tienes una urgencia, contacta con Tania. Si la urgencia es con tu bebé, escribe a Raquel. Estamos para ayudarte...