Diabetes gestacional y Alimentación

La diabetes gestacional se diagnostica en la segunda mitad del embarazo y suele pillar por sorpresa a la mujer. Este momento produce mucho desconcierto y ansiedad.

Según la IDF (International diabetes Federation), en 2017 se estima que 1 de cada 7 mujeres presenta diabetes gestacional

Esto aumenta el riesgo de presentar complicaciones de salud de la mujer y del feto, aunque podemos tratarlo mayoritariamente a través del estilo de vida.

Qué es la diabetes gestacional

Cuando comemos, la glucosa que ingerimos pasa al torrente sanguíneo y nuestro páncreas segrega insulina que ayuda a la glucosa a introducirla en las células y así podemos usar su energía.

La diabetes gestacional es un estado fisiológico natural que se presenta especialmente en la segunda mitad del embarazo. En ocasiones se descontrola, nuestro páncreas no es capaz de generar toda la insulina necesaria para gestionar el azúcar circulante en la sangre y se desarrolla diabetes.

Cuando los niveles de glucosa en sangre de la madre son altos, traspasan la barrera placentaria y llegan al feto, lo que va a producir que aumente mucho su tamaño y que su páncreas segregue mucha insulina para compensar el exceso de azúcar. Esto puede derivar en una hipoglucemia neonatal y en una posible obesidad y diabetes tipo II en la edad adulta.

La diabetes gestacional normalmente desaparece una vez nace el bebé, pero predispone a desarrollar diabetes tipo II a largo plazo, la cual es una de las enfermedades más prevalentes en el mundo, y que podemos ayudar a prevenir desde el momento del diagnóstico.

Cómo se detecta la diabetes gestacional

Para poder detectar una posible diabetes, se realizan unas pruebas de cribado a todas las mujeres embarazadas. Así, si el resultado es positivo se podrá controlar y tratar la diabetes y minimizar los riesgos asociados.  

Para diagnosticarla, en España se realizan dos pruebas:

– “Curva del azúcar” o Test de O`Sullivan: es una primera prueba de cribado que se realiza entre la semana 24 y 28 de gestación en la que se mide la glucosa en sangre tras ingerir 50 gr de glucosa en jarabe.

– Si la prueba anterior da positivo, se realiza una segunda prueba llamada sobrecarga oral de glucosa esta vez con el doble, 100 gr de glucosa. Se mide la glucemia en sangre y si salen dos criterios alterados, se diagnostica la Diabetes gestacional.

Factores de riesgo

Hay diferentes elementos que pueden constituir un riesgo para padecer diabetes gestacional:

  • Tener antecedentes familiares de diabetes
  • Superar los 30 años
  • Tener obesidad
  • Haber padecido diabetes en embarazos previos
  • Gestación múltiple

Riesgos de la diabetes gestacional

Este tipo de diabetes aumenta el riesgo de sufrir complicaciones en la madre durante el embarazo y el parto, así como en el desarrollo del feto.

Consecuencias posibles en el embarazo:

1.Sobre la mujer:

Es un predictor de prediabetes o diabetes tipo 2

2. Sobre la gestación:

▪ Infecciones urinarias y candidiasis vaginal

▪ Estados hipertensivos (la preclamsia puede provocar un nacimiento prematuro del bebé, así como accidentes cerebrovasculares en la mujer durante el trabajo de parto)

▪ Mayor probabilidad de prematuridad

▪ Mayor riesgo de cesárea

3.Sobre el feto y bebé:

▪ Macrosomía: en las diabetes mal controladas en las que se produce un aumento en el azúcar de la sangre del bebé, éste está “sobrealimentado” y crece demasiado. Puede originar problemas durante el parto tanto para la mamá como para el bebé.

▪ Abortos

▪ Bajada de azúcar tras el nacimiento

▪ El crecimiento en ambiente hiperglucémico aumenta el riesgo de sufrir obesidad o alteraciones metabólicas en la gestión de hidratos de carbono.

Estas consecuencias se pueden minimizar con la detección precoz y la intervención en la diabetes.

Control con la alimentación

¡Tenemos buenas noticias!

Hasta el 85% de las diabetes gestacionales se pueden controlar y prevenir con el estilo de vida (alimentación y ejercicio) -salvo la diabetes insulino dependiente-, tanto en el embarazo como la que se podría desarrollar a largo plazo en la mujer y/o en el bebé. Para ello una educación nutricional juega un papel clave y protagonista.

La diabetes gestacional está asociada a muchos mitos como: “será una dieta restrictiva y pasaré hambre”, “no se puede comer pasta, arroz, patata, pan, legumbre”, “no se debe tomar fruta de postre o entre horas”, que no son reales.

Es un momento en el que se puede aprovechar para aprender a comer de forma saludable a fin de que tu bebé nazca sano y para prevenir una posible diabetes tipo 2 tras este episodio de diabetes gestacional que puede surgir en la mujer y en el bebé en la edad adulta.

Pautas clave

  • No es el momento de restringir la cantidad de calorías diarias consumidas porque el embarazo tiene que seguir su curso.
  • Evita el consumo de azúcar libre, especialmente los añadidos en zumos, refrescos, bollería y pastelería.
  • Utiliza el edulcorante con moderación, ya que no hay estudios en embarazadas y el consumo de edulcorantes que demuestren su seguridad.
  • Prioriza los alimentos con fibra (legumbres, frutos secos, vegetales y cereales) ya que ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre y te ayudará a combatir el estreñimiento propio del embarazo.
  • Añade a los alimentos proteína o grasa saludable que reducirá la absorción del azúcar en la sangre.
  • Consume hidratos de carbono como pasta y arroz al dente ya que tienen menor índice glucémico.
  • Consume el arroz y la patata cocinadas el día anterior (y conservadas en la nevera) porque se reduce la glucemia del alimento.
  • Prioriza las legumbres dado que son una buena fuente de hidratos, proteínas y fibra que mantendrán tu glucemia estable.
  • Sustituye los triturados por alimentos enteros para que la glucosa no se absorba tan rápidamente.
  • Ten regularidad en las comidas para mantener estable el azúcar y evitar posibles bajadas de azúcar o hipoglucemias.
  • Es mejor realizar varias comidas de menor cantidad que pocas comidas más copiosas.
  • Practica ejercicio físico pautado por un profesional. La actividad física, con o sin diabetes, es fundamental. Y más aún en caso de diabetes. Numerosos estudios confirman que el deporte es una manera muy eficaz para controlar los niveles de glucosa en esta enfermedad.

Bibliografía:

https://www.elsevier.es/es-revista-avances-diabetologia-326-articulo-asistencia-gestante-con-diabetes-guia-S1134323014001525 05 Diabetes mellitus y embarazo__gpca__2021.pdf (sego.es)

Aída Sanz. Bioquímica y Dietista materno infantil.

Podemos ayudarte
1
¿Tienes una urgencia?
¿Tienes una urgencia?
Si tienes una urgencia, contacta con Tania. Si la urgencia es con tu bebé, escribe a Raquel. Estamos para ayudarte...