El vibrador en fisioterapia del suelo pélvico

Los juguetes sexuales son un tema de conversación cada vez más frecuente en las mujeres, dentro y fuera de sus relaciones sexuales. La industria ha visto que con una buena campaña de marketing puede ser un gran negocio y gracias a ello empieza a ser habitual que hablemos sin tapujos con nuestras parejas y amigas sobre ellos. Incluso, han pasado a ser una buena opción de regalo en cumpleaños, despedidas de soltera, Navidades, etc.

Ya no hace falta ir a un sex-shop en una calle recóndita para adquirirlos. Basta con navegar por internet para descubrir todos los tipos y sus detalles y comprarlos con un clic. Incluso lejos de lo que piensen algunas mujeres que aún no están familiarizadas con el tema, algunos de estos “juguetes sexuales” se pueden adquirir en una farmacia o alguna web de salud femenina.

Y es que muchos de ellos, además de utilizarse en la esfera del sexo como fuente de placer, pueden usarse como herramienta terapéutica para el suelo pélvico.

¡Has leído bien, sí!

Los fisioterapeutas y sexólogos recomendamos como parte del tratamiento el uso de estos dispositivos para mejorar la salud de la mujer. De hecho, yo misma tengo un kit con varios tipos que uso con mis pacientes frecuentemente. A muchas mujeres también les recomendamos alguno para autotratamiento en su domicilio.

¿Cómo puede ayudar un vibrador a tu suelo pélvico?

En primer lugar, el hecho de hablar contigo de este tema en una consulta sobre tu suelo pélvico y de que te familiarices con ellos e incluso comiences a usarlos, te ayuda a reconectar con tu cuerpo, a tomar conciencia de cómo son tus genitales y a sentir mejor los labios, los músculos del suelo pélvico, el clítoris, el ano, etc. Es algo que va más allá del placer sexual.  

Explorar tu cuerpo es parte del tratamiento. Entender esto es fundamental cuando tienes un problema en el suelo pélvico y quieres solucionarlo.

Además, conversar sobre esto hace que desaparezcan muchos tabúes y que la comunicación con la terapeuta sea más clara, sincera y didáctica.

En segundo lugar, y aquí ya me centro en su aplicación en la fisioterapia especializada, estos juguetes sexuales pueden ser muy efectivos para complementar un tratamiento fisioterapéutico de suelo pélvico.

Dependiendo del objetivo que tengamos, estará recomendado un juguete u otro. Por ejemplo, no es lo mismo tratar una “contractura” en la musculatura perineal que trabajar la sensibilidad de la vagina o la incontinencia urinaria. Usaremos una técnica distinta si queremos relajar el suelo pélvico a si queremos fortalecerlo.

Aplicaciones del vibrador u otros dispositivos según el objetivo terapéutico

Voy a recomendarte desde la fisioterapia, distintos aparatitos y/o técnicas que puedes aplicar en función de tu objetivo.

1.Aumentar el tono muscular:

Si el objetivo principal es mejorar el tono de los músculos más profundos del suelo pélvico, los vibradores más indicados son largos, con vibraciones de distintas frecuencias e intensidades. De este modo podrás ir variando la vibración para que no se “acostumbre” tu musculatura y sea más eficaz la terapia.

Si lo que quieres es mejorar el cierre de la vagina, la firmeza de los labios y, en general, la parte más externa, puedes usar el mismo vibrador y del mismo modo pasándolo por toda la vulva, por fuera, o usar otros más cortitos y anchos llamados también masajeadores para la vulva.

Exactamente igual lo puedes hacer para tonificar el esfínter anal. Poniendo el vibrador tanto en la zona externa del esfínter como en el perineo.

Puedes usarlo todos los días, unos diez minutos.

Para lograr mejores resultados, lo ideal es que siempre termines con un orgasmo ya que en un orgasmo se producen contracciones involuntarias del suelo pélvico, vagina, útero y esfínter anal. Así estás trabajando todo sin esfuerzo y disfrutando.

Hay muchas mujeres que conseguimos tener orgasmos fácilmente con o sin compañía, pero si quieres probar algo más novedoso, te recomiendo los succionadores clitorianos. Con estos dispositivos suele ser muy fácil llegar al orgasmo en poco tiempo. Si lo usas de vez en cuando puede ser un plus añadido para trabajar más los músculos del suelo pélvico.

Tonificar estos músculos puede serte útil en el tratamiento de la incontinencia urinaria, prolapsos y otros problemas en lo que haya debilidad de la musculatura perineal. También puedes conseguir mejorar tus relaciones sexuales. Si el periné está en forma es probable consigas más placer con el sexo.

2. Mejorar la hipertonía o el dolor:

Si tienes una hipertonía, popularmente más conocido como “contractura”, o puntos dolorosos, la vibración será de una intensidad más suave, ejerciendo una ligera presión sobre la zona dolorosa y sin variar la frecuencia. Puedes mantenerla un ratito, hasta que notes que el dolor ha disminuido.

3. Aumentar la apertura vaginal:

En algunos casos la vagina está muy cerradita, tanto que impide poner tener penetración, las exploraciones ginecológicas e incluso introducir un tampón. Puede que haya perdido elasticidad bien por atrofia por causas hormonales o por patologías tipo liquen. A veces es algo puntual, a raíz de una cirugía o parto. Y en ocasiones se debe a una hipertonía mantenida en el tiempo que se ha ido haciendo cada vez mayor y ahora es muy difícil que entre nada dentro de la vagina. Estos casos requieren de paciencia y bastantes sesiones de fisioterapia. Muchas veces, para una recuperación exitosa, tendrás que recurrir también a otros profesionales (sexólogos, dermatólogos…) además del fisio.

Como complemento a estas terapias, pueden serte útiles los dildos o un set de dilatadores de diferentes grosores para dilatar la vagina de manera progresiva, poco a poco.

Con unos 15 minutos al día, puedes lograr resultados positivos.

4. Cicatrices:

Si tienes una cicatriz con la sensibilidad alterada, el vibrador puede ayudarte a mejorarla. En el caso de una cesárea, por ejemplo, puedes pasarte con suavidad el vibrador alrededor y cuando ya esté totalmente cerrada también por encima, suavemente, subiendo la intensidad poco a poco y moviendo el vibrador por toda la zona hipersensible.

A modo de resumen:  para el tratamiento del suelo pélvico se pueden aplicar distintas frecuencias e intensidades de vibración en función del problema que quieras abordar.  La incontinencia urinaria, fecal o de gases, el dolor pélvico, la dispareunia, las cicatrices y la falta de placer o anorgasmia pueden verse favorecidos por el uso de estos dispositivos, pero siempre es conveniente que recurras a la fisioterapia para asesorarte y solucionarlo.

¿Qué modelo de vibrador de interesa a ti?

En función de tu problema y del uso que vayas a darle, como te he explicado anteriormente, puedes encontrar dispositivos con distintas formas, intensidades, velocidades, texturas, etc.

En general, yo te recomiendo que si tu intención es tonificar uses uno que tenga diferentes velocidades o programas y que pueda aumentar su intensidad. Para relajar la zona perineal, con que tenga una frecuencia estable, que te resulte agradable, y baja intensidad te vale. Si lo que quieres es presionar puntos dolorosos, los que son finitos y largos son más manejables.

Lo que siempre has de comprobar es que el material haya pasado todos los controles de calidad. ¡Cuidado con las alergias a algunos plásticos! Y que te resulte agradable de ver, de tocar, de sentir. Que la punta sea redondeada y que te sea fácil de utilizar.

Durante el embarazo, si todo va bien, también puedes usarlo tomando las precauciones que hemos comentado. En cualquier caso, si tienes alguna duda, pregúntale a tu ginecóloga o matrona.

Si los va a usar a nivel interno, ten a mano un lubricante, puede venirte muy bien.

Y respeta siempre la regla del «no dolor», si al usarlo te duele o notas molestias extrañas, es mejor que pares y consultes.

Como ves, los juguetes sexuales pueden aportarte grandes beneficios en la rehabilitación de tu suelo pélvico. Siendo una buena herramienta de trabajo en consulta y también de autocuidado en tu domicilio.

Por supuesto, como fisioterapeuta especializada en suelo pélvico te diré que nunca voy a recomendarte uno a ciegas.

Aunque aquí he hecho un resumen de cómo y para qué puedes usarlo en tu suelo pélvico, lo ideal es que un fisio de suelo pélvico te haga una valoración previa para elegir el tipo de dispositivo más adecuado para ti.

Tania Martín: fisioterapeuta especializada en suelo pélvico.

Podemos ayudarte
1
¿Tienes una urgencia?
¿Tienes una urgencia?
Si tienes una urgencia, contacta con Tania. Si la urgencia es con tu bebé, escribe a Raquel. Estamos para ayudarte...