Mi bebé ha nacido por cesárea. ¿Cómo tengo que cuidarme tras la cesárea?

Si todavía se habla poco de la recuperación postparto tras un parto vaginal, aún se habla menos de los cuidados que una mujer ha de tener tras serle practicada una cesárea. Y es que, más allá de los consejos básicos que suelen dar en el hospital sobre la herida, apenas se da información a las mujeres sobre qué supone para el cuerpo de la madre tal intervención y qué cuidados conviene tener después para una buena recuperación.

La cesárea es…

…La cesárea es una intervención quirúrgica o cirugía mayor que consiste en la extracción del bebé por vía abdominal.

La mayor parte de las veces, el médico hace una primera incisión horizontal en la piel por encima del pubis (por debajo de la línea del bikini).  Y bajo la piel corta la grasa subcutánea y la fascia de la pared abdominal en esa misma dirección transversal. Luego separa la musculatura abdominal (rara vez ya cortan los músculos) para acceder al útero, y finalmente, hace una incisión en el útero para sacar al bebé. Una vez el bebé y la placenta están fuera, sutura el útero y cierra la pared abdominal con puntos de sutura o grapas.

La cesárea ha sido y es una de las cirugías más importantes en la medicina obstétrica puesto que ha salvado muchas vidas de madres y bebés, pero como toda cirugía, conlleva sus riesgos. Y por eso, solo se realiza cuando no es posible un parto vaginal o en situaciones complicadas en las que urge sacar al bebé.

Los partos por cesárea, al ser una cirugía mayor, pueden presentar más complicaciones que un parto vaginal y requieren un periodo de recuperación más largo y un seguimiento médico más exhaustivo.

Por todo esto, es normal que estés agotada y dolorida tras una cesárea.  Además del cansancio propio que conlleva cuidar a tu bebé, súmale que te han cortado varias capas de tejido, has perdido más sangre que en un parto normal y todo tu abdomen está intentando cicatrizar y recuperarse no sólo de la distensión propia del embarazo si no de las “heridas” de la cirugía.

Cuidados tras tu cesárea cuando sales del hospital.

Seguramente, la matrona te ha explicado como lavar con agua y jabón y secar bien la cicatriz para que no se infecte y cierre lo mejor posible. Pero ¿qué más puedes hacer para recuperarte al 100% de la cesárea?

El primer consejo que puedo darte como terapeuta es que descanses. Sé, por mi propia experiencia, que es realmente difícil descansar con un recién nacido. Pero intenta delegar todo lo posible en tu pareja, en la familia o amigos cercanos que estén a tu lado en estos momentos.

Habrá cosas como amamantar a tu bebé que solo puedes hacer tú, pero puedes intentar hacerlo en la cama, de lado o en posición biológica, por ejemplo. También es comprensible que quieras cogerle, y él también querrá estar pegadito a ti. Bien, pues durante los primeros días, es preferible que lo hagas estando tumbada o sentada, que cargándolo de pie. Otras actividades como bañarle, vestirle, cambiar el pañal, etc., en las que quieras participar, sería ideal que pudieras hacerlas con alguien.

El reposo es fundamental para cargar pilas. Así que déjate mimar y pide ayuda para las tareas de la casa y los cuidados del bebé que puedas compartir y pasa la cuarentena lo más tranquila posible.  

Cuando empieces a encontrarte con fuerza y el médico o la matrona te den permiso, empieza poco a poco a retomar tus rutinas escuchando las señales de tu cuerpo. No fuerces, ten en cuenta que has pasado por una operación en toda regla.

Si todo va bien, puede ayudarte en tu recuperación simplemente que comiences a trabajar tu cuerpo con respiraciones más profundas: más altas, o torácicas, y más bajas, o diafragmáticas.

Cuando pase la cuarentena, y siempre con el consentimiento de tu médico o matrona, lo más recomendable es que consultes con un fisioterapeuta especializado para realizar una valoración postparto y poder darte pautas para una correcta recuperación.

¿Cómo puede ayudarte la fisioterapia tras tu cesárea?

Tal vez nadie te haya contado que los fisios hacemos cositas muy eficaces para que logres una buena recuperación post-cesárea. Pues bien, a continuación, te explico cómo podemos ayudarte:

  • Terapia manual: Las manos son nuestra principal herramienta. En primer lugar, con ellas vamos a valorar cómo está la cicatriz y cómo ha quedado tu pared abdominal. Y luego, podremos realizar diferentes tipos de masaje para ayudar a la cicatrización y recuperación.
  • Radiofrecuencia: La radiofrecuencia es un tratamiento indoloro que ya tiene estudios consolidados sobre su efectividad en la recuperación postparto en general y en cicatrices en particular. Yo lo uso siempre y puedo asegurarte que los resultados son espectaculares, tanto en la cicatrización como en la recuperación de la musculatura abdominal y flacidez.

  • Ventosas: Las ventosas las uso fundamentalmente para evitar adherencias de la cicatriz.
  • Punción: En ocasiones puede ser de gran ayuda el uso de agujas. Cada profesional las usa según crea en función del caso. Puede usarse la aguja sin más, se pueden poner con una moxa (aguja caliente) e incluso conectadas a corrientes eléctricas terapéuticas.

  • Kinesio tape: En ocasiones el vendaje funcional con kinesio también puede ser un buen complemento al resto del tratamiento. Los verás de diferentes colores y, en función de cómo sea la cicatriz, colocados de distinto modo. Incluso podemos enseñarte a ponértelo a ti misma.

¿Qué puedes hacer tú en casa una vez cicatrizada la herida de la cesárea?

Cuando ya no tengas grapas o puntos y la matrona o ginecóloga te den permiso, puedes comenzar con los siguientes cuidados de la cicatriz:

  1. Automasaje en la cicatriz (pinzado rodado, tracciones suaves, masaje circular sobre zonas endurecidas… pregúntanos a los fisioterapeutas sobre esto).
  2. Para ir recuperando la sensibilidad puedes “peinarte la tripa”, frotarte con un guante de crin o frotarte con telas de distintas texturas en las zonas del abdomen que notas raras tras la cesárea, evitando pasar por encima de la cicatriz.
  3. Parches para cicatrices. Hay distintas marcas, puedes comprarlos en farmacias y parafarmacias.
  4. Aceites cicatrizantes.
  5. Vibración. Como ya te conté en el post anterior sobre vibradores, la vibración puede sernos de ayuda en las cicatrices y recuperación de la sensibilidad normal del abdomen.

Evita el uso de pantalones o ropa interior que opriman la zona o tengan la cinturilla justo en la cicatriz.

Como en cualquier postparto no es recomendable que hagas esfuerzos en los que se requiera un trabajo importante de los abdominales. El fortalecimiento de esta musculatura ha de ser progresiva y adaptada a cada mujer y será mucho más cauta tras una cesárea que en un postparto vaginal.

Es normal que estés dolorida durante días, es normal. Probablemente te hayan pautado medicación analgésica para que te tomes un tiempo hasta que vayas encontrándote mejor. También es habitual que notes zonas de la tripa con la sensibilidad alterada y que te tire la cicatriz. Pero si, tras los primeros días, notas que el dolor con el que saliste del hospital no ha disminuido nada, incluso que va a más o que la cicatriz huele mal, supura o se pone más roja de lo que estaba, acude a tu matrona o al médico.

Y recuerda, la cesárea es una cirugía importante y como tal necesita reposo y tiempo para curar. Si quieres recuperarte bien sigue los consejos de los profesionales de la salud que estén a tu lado y recurre a nosotros, los fisioterapeutas, para que te ayudemos en todas estas cuestiones.

Tania Martín del Hierro: Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico

Podemos ayudarte
1
¿Tienes una urgencia?
¿Tienes una urgencia?
Si tienes una urgencia, contacta con Tania. Si la urgencia es con tu bebé, escribe a Raquel. Estamos para ayudarte...