Pedir ayuda puede ser clave para disfrutar de la maternidad

No te reprimas, ¿ qué necesitas?

A lo largo de la maternidad, incluso antes, desde el momento en que decidimos tener un hijo, las mujeres afrontamos situaciones nuevas, a veces inesperadas, en ocasiones difíciles, en las que el apoyo de los nuestros y de los profesionales es fundamental para nuestro bienestar y, por tanto, el de nuestro bebé.

Los tiempos han cambiado. ¿Cómo se vive ahora la maternidad?

Durante siglos, las mujeres han encontrado, sin necesidad de buscarlo, un gran soporte en las otras mujeres de la familia o del círculo más cercano. De ahí, la idea de “tribu” de la que tanto se escribe ahora en textos de crianza. Pero los tiempos han cambiado y las mujeres occidentales, en general, nos olvidamos de cuidarnos y de pedir ayuda.  

Llegamos con nuestro recién nacido a casa, intentamos aplicar a la perfección todo aquello que escuchamos en la preparación al parto, cada frase que subrayamos en nuestros libros y cada consejo que nos dieron nuestras madres, pero la cosa no fluye, muchas veces se atasca, surgen imprevistos y ahí estamos, con nuestro traje de superwoman aguantando el dolor de las cicatrices y el sueño, sin consentirnos un solo descuido porque somos mujeres autosuficientes: “nosotras podemos”. Sería maravilloso que todas fuésemos conscientes de que en muchos momentos necesitamos apoyo y que eso no es signo de debilidad o de inaptitud… sino de humanidad. La maternidad es compleja y agotadora y siempre se vive mejor acompañada, con gente que nos ayude. 

Con esta idea, empieza Maternidad 360. Desde la experiencia profesional, acompañando a mujeres, pero sobre todo desde mis vivencias como madre, desde la máxima empatía hacía vosotras, nace este proyecto tan bonito. 

En mi caso, tengo la suerte de tener una familia maravillosa que siempre ha estado ahí, sosteniéndome cuando lo he necesitado: la nevera llena, turnos por las noches con mi pareja, tardes con abuelos, amigas al otro lado del teléfono.  Pero reconozco que en muchos momentos ha sido imprescindible la ayuda de buenos profesionales para salir adelante y no ha sido tan fácil encontrarlos. 

Para mis dos peques el fisioterapeuta ha sido un gran aliado, gracias a su trabajo pueden correr como niños normales; también ha sido de gran utilidad la fisioterapia respiratoria cuando estaban hasta arriba de mocos y creo que eso les ha salvado de bronquiolitis (tocaré madera); El papel de la nutricionista fue fundamental para iniciar sin miedos la alimentación complementaria, más teniendo hijos celiacos; Benditos psicólogos, nos ayudaron mucho a la pareja, juntos y por separado, y a día de hoy, siguen siendo de gran ayuda en nuestras vidas. ¡La cabeza es tan importante! Las asesoras de lactancia… no sé qué habría hecho sin ellas. Nunca imaginé que algo tan “natural” como dar el pecho pudiera ser tan complicado. 

Y, por supuesto, he tenido y tengo el apoyo de mis colegas fisios de suelo pélvico desde el primer minuto de embarazo. Sus valoraciones y las pautas que me dan son fundamentales para mi recuperación.

Ojalá, muchas de vosotras encontréis ese apoyo en los profesionales de nuestro equipo.

¡Estaremos encantadas de serviros de apoyo en vuestra nueva aventura!

Tania Martín: Fisioterapeuta especializada en uroginecología y suelo pélvico.

Podemos ayudarte
1
¿Tienes una urgencia?
¿Tienes una urgencia?
Si tienes una urgencia, contacta con Tania. Si la urgencia es con tu bebé, escribe a Raquel. Estamos para ayudarte...