Perlas de leche

Durante el embarazo y la lactancia se producen cambios en los pezones totalmente normales (aumento de tamaño, cambio de color…). Pero en ocasiones, durante la lactancia pueden aparecer otras alteraciones acompañadas de dolor, inflamación, infección, etc, que pueden afectar mucho a la madre a nivel físico y emocional. 

¿Qué es ese punto blanco, doloroso, en mi pezón?

Durante el embarazo y la lactancia se producen cambios en los pezones totalmente normales (aumento de tamaño, cambio de color…). Pero en ocasiones, durante la lactancia pueden aparecer otras alteraciones acompañadas de dolor, inflamación, infección, etc, que pueden afectar mucho a la madre a nivel físico y emocional. 

Una de las afecciones dolorosas que genera más dudas en las mujeres lactantes y de las que hay gran desconocimiento son las perlas de leche.

¿Qué son las perlas de leche?

Se trata de una obstrucción en la parte final del conducto a través del cual sale la leche. Un “tapón” formado por sales de calcio, caseína y bacterias .

Podemos hablar de:

  • Perla por tracción

Se trata de un punto blanco, brillante, más visible cuando mama el bebé, que puede ser doloroso, y con sensación de escozor y quemazón o que cursa sin ningún síntoma. Se relaciona con tirones o fricciones en el agarre del bebé, es decir un origen traumático.

Para manejarlo es importante que el bebé mame bien de ese pecho incidiendo en un buen vaciado de la mama, se puede aplicar calor directo húmedo en el punto, previo a que el bebé mame, favorecer que su barbilla esté en ese punto para mejorar el vaciado y utilizar el calor de la ducha para facilitar el vaciado.

Otra opción si lo previo no funciona es raspar o levantar la capa superficial de la piel, previamente reblandecida, con aguja estéril y, a continuación, drenar manualmente el conducto o colocar al bebé a mamar. No se debe «pinchar» el conducto, sino «liberar» el orificio de salida para poder drenar.

  • Perla por infección

En este caso, es un punto más profundo, menos definido y de color más amarillento. Se relaciona con inflamación en la mama y es de probable origen infeccioso, hay que investigar bien porque se ha producido.

Generalmente cursa con dolor más agudo y quemazón intenso, en este caso se debe consultar siempre a un profesional experto en lactancia materna antes de realizar cualquier manipulación del pezón, de esta forma se establecerá el tratamiento más adecuado según la situación.

¿Cuándo y a quién pedir ayuda?

Recomendamos acudir a un profesional cuando haya sintomatología (dolor, enrojecimiento, durezas o sensaciones nuevas y desagradables en la mama, etc) independientemente del origen de la perla. También si no hay mejoría tras las pautas comentadas o existen dudas sobre el origen o evolución de la perla.

Mucha veces, basta con observar una toma para identificar el origen del problema. Y con pequeñas correcciones en la postura de la madre y del bebé se consigue mejoría o incluso, solucionarlo.

Pero en otras ocasiones, no es tan sencillo y hay que profundizar más para encontrar la causa del problema y la solución.

Por eso, siempre, ante cualquier duda sobre perlas de leche o lactancia en general, es mejor consultar a la matrona, asesora de lactancia, IBCLC o ginecólogo.

Enlaces y documentos importantes

Os dejamos unos enlaces interesantes y una guía orientada para padres.

https://blog.lactapp.es/perlas-puntos-ampollas-pezon/

https://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-2-como-superar-dificultades/punto-blanco-o-perla-de-leche/

https://www.aeped.es/sites/default/files/gpc_560_lactancia_osteba_paciente.pdf

Elena Fernández: Matrona

Podemos ayudarte
1
¿Tienes una urgencia?
¿Tienes una urgencia?
Si tienes una urgencia, contacta con Tania. Si la urgencia es con tu bebé, escribe a Raquel. Estamos para ayudarte...